Nueva ruta de turismo de naturaleza en Bácor (Granada).

Vista parcial del área por la que discurrirá la ruta de Monte Pajarillo
Vista parcial del área por la que discurrirá la ruta de Monte Pajarillo
Bácor atesora uno de los paisajes más espectaculares de toda la depresión de Guadix. El Monte Pajarillo, de propiedad municipal y sólo a 10 km del pueblo mantiene el testimonio mejor conservado de los bosques que hasta hace pocos siglos cubrieron buena parte de la Hoya de Guadix. Además de albergar una fauna y flora muy rica y diversa, estos pinares naturales crecen sobre una complicada red de cárcavas y cañones. Entre estos últimos destaca el cañón del arroyo Baúl, que llega a superar los 300 m de profundidad. Este patrimonio excecional va a comenzar a ser usado a través de un nuevo equipamiento de turismo de naturaleza.

Bácor es un pequeño pueblo del Término Municipal de Guadix con 532 habitantes. Tradicionalmente, se han dedicado a la agricultura y la ganadería, pero como ocurre con el resto de los pueblos de la mitad norte de la comarca accitana, el declive de las actividades agrícolas y el alejamiento de las principales vías de comunicación han afectado a su economía obligando a buena parte de sus habitantes a emigrar.

En 2011 dirigí un estudio promovido por el Ayuntamiento de Guadix para determinar las características de la biodiversidad y ecosistemas del término municipal y desarrollar estrategias para conservarlos y promover su uso sostenible, convirtiéndolos así en una fuente de alternativas de desarrollo y empleo.

Ya al inicio de este proyecto, tenía muy claro que el Monte Pajarillo era uno de los componentes más importantes del Medio Natural accitano, y que podía tener un valor excepcional desde el punto de vista educativo y turístico, atraer visitantes a Bácor y contribuir así al desarrollo económico de la localidad. Para ello era necesario crear un producto turístico basado en una infraestructura (una ruta señalizada) que tuviese su origen en el pueblo para que este sea el principal polo de atracción y los turistas puedan ser captados también por otros negocios paralelos (alojamientos, hostelería, comercio de artesanía y productos tradicionales) y que, además de mostrar su patrimonio natural, contribuyese a recuperar y poner en valor otros elementos patrimoniales valiosos.

El acceso desde Bácor al Monte Pajarillo se ha realizado tradicionalmente a través de la Vereda de Trancamulas, que servía para el movimiento del ganado que pastaba en el área y para recolectar y acarrear esparto y plantas aromáticas, que eran trasladadas a unas eras de secado en las que se almacenaban hasta ser transportadas hacia las esparteras y fábricas de perfumes. Para vigilar la mercancía y organizar su acopio, junto a las eras se construyó una pequeña casa forestal. Contando con esta base se ha planteado una ruta de unos 16 km que, partiendo de Bácor, recorre dos caminos alternativos asociados a miradores, hasta alcanzar las eras de secado y casa forestal, en la que se creará un pequeño centro de interpretación.

Al plantearnos el proyecto en 2012, la vereda estaba casi perdida por falta de uso, las eras medio tapadas por la maleza y la casa forestal semiderruida. Había mucho por hacer. La casa forestal ha sido reconstruida manteniendo su aspecto original, las eras de secado han sido limpiadas y restauradas y la vereda ha sido acondicionada mediante un trabajo manual modélico respetando la vegetación y realizado con azadas hasta crear una pista peatonal de 60-80 cm de ancho.

El desarrollo del proyecto se ha conseguido gracias al apoyo económico del ADR Comarca de Guadix y al interés que se han tomado en él el Ayuntamiento de Guadix y la ELA de Bácor-Olivar, con su alcaldesa Laura Martínez a la cabeza, pero sobre todo gracias a la colaboración, que siempre ha ido más allá de sus horarios de trabajo, de Cristóbal Medialdea y de Francisco Raya (técnico de Medio Ambiente y arquitecto municipal del Ayuntamiento de Guadix), y de los operarios y responsables de la empresa constructora adjudicataria de las obras.

Ahora estamos con los últimos toques, centrados en la creación de los miradores y en el diseño de los contenidos del centro de interpretación de la casa forestal. Es decir, que en pocos meses tendremos un nuevo atractivo turístico en la comarca y, si es bien aprovechado, en un excelente punto de partida para contribuir al desarrollo económico de Bácor. Nos vemos en la inauguración, para brindar por el futuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *